Ella Se Convirtió En Madre a Sus 5 Años En 1939… Y Así se Ve En Pleno 2017 ¡OMG!

Gran parte de su vida es aún un misterio.  Lina Medina, una pequeña niña de 5 años que se convirtió en foco de Noticias en los 30, pues se ha convertido en la madre más joven de todos los tiempo. Y es que a pesar de su historia fue primicia en portadas, en plena Segunda Guerra Mundial, lo que sucedió después es demasiado para una niña de su edad.

Lina nació en el año 1034 en Antacancha, uno de los pueblos más escondidos y pobres de Perú, Ella vivía con sus padres y sus 8 hermanos y aunque no vivían entre  lujos y comodidades, se mostraban como una familia muy común. Hasta aquel momento en que Lina apenas tenía 4 años y su cuerpo ha comenzado a sufrir cambios que llamaron la atención de toda la comunidad.

Su abdomen empezó a aumentar su volumen de manera preocupante y entre los vecinos de la zona empezó a correr el rumor de que un demonio se había apoderado del cuerpo de la pequeña. Su padre, Tiburcio Medina, alarmado, comenzó a llevar a la niña a diferentes rituales y exorcismos para sacar el espíritu de su cuerpo, pues le estaba haciendo un gran mal. Obviamente, nada funcionó.

Lina con sólo 4 años de edad ya empezaba a experimentar cambios y síntomas en su cuerpo, que no lograba comprender. Además de eso, todo el pueblo decía que estaba poseída, endemoniada y debía asistir cada semana a rituales en los que seguramente la pequeña se sentía atemorizada.

Debido al constante aumento del abdomen de Lina, sus padres empezaron a sospechar que se trataba de un tumor, por lo que decidieron hacer sus maletas y viajaron a pie hasta el Pisco. Ahí se encontraron con el doctor Gerardo Lozada, quien después de auscultar su estómago y escuchar un pequeño latido de corazón, les dio un increíble e inquietante diagnóstico a sus padres: Lina estaba embarazada de 7 meses.

Un mes después, la niña fue sometida a una cesárea. El 14 de mayo del 1939 dio a luz a un varón, saludable de 2,7 kilos y 48 cm de largo. Lo llamaron Gerardo, en honor a su médico.

Lina, con apenas 5 años y 7 meses de edad se convirtió en la madre más joven del mundo.
Entre tanto la comunidad esparcía cada vez más el rumor de que Lina era la nueva Virgen María que había concebido sin el pecado original, y que Gerardo era hijo del “dios Sol”, el presidente de Perú para entonces, Óscar Benavides, aprobó una ley para tener la custodia de ambos y les prometió una pensión vitalicia con el fin protegerla, a ella y a su hijo, de las empresas y laboratorios que le ofrecían dinero a cambio de contar su historia y/o realizar investigaciones sobre su caso… pero por desgracia, esa promesa nunca fue cumplida.

Sin embargo, ese no fue el fin de la historia. Se abrió un proceso de investigación para intentar descubrir quién era el padre del bebé y además la manera en que el recién nacido había sido gestado. Lina también fue sometida a un gran número de estudios, para definir cómo había sido posible que una niña tan pequeña haya quedado embarazada y más aún capaz de llevar el embarazo a término, teniendo un niño fuerte y saludable.

Se llegó a la conclusión de que Lina sufría de un extraño trastorno. Según informes de la Academia Americana de Obstetricia y Ginecología para la época, la niña inició la pubertad a los pocos meses de vida. Incluso, a los tres meses ya tenía vello púbico y antes de cumplir los tres años, ya se había desarrollado. Primer misterio develado.

Aún así, nunca se supo quién era el padre de su bebé. En algún momento se investigó al padre y se le acusó de violación e incesto, pero, no había suficiente evidencia en su contra así que se retiraron los cargos. También, se sospechó de uno de los hermanos de Lina quien tenía 9 años y padecía de un trastorno mental. Sea como sea, jamás se descubrió quién había sido el responsable…y Lina nunca lo dijo.

Ya que Lina era demasiado pequeña para ser madre, a Gerardo lo criaron sus abuelos y creció pensando que Lina era su hermana. Jugaban juntos y se peleaban por los juguetes, eran compañeros de travesuras, reían y se divertían como todos los hermanos con sólo 5 años de diferencia. Cuando Gerardo cumplió los 10 años de edad, su familia le contó la verdadera historia.

Por otro lado, Lina siempre mantuvo el contacto con el Dr. Lozada, quien la ayudó a pagar sus estudios y también los de Gerardo. Cuando tuvo suficiente edad trabajó como secretaria en la clínica y a la edad de 33 años, contrajo matrimonio con Raúl Jurado, con quien tuvo un hijo en 1972.

Seis años después, su primer hijo, Gerardo cuya concepción es aún un misterio, murió a sus 40 años de edad, a causa de una extraña enfermedad en la médula ósea. Lina, prefirió guardar silencio y mantenerse en el anonimato por 78 años. Muchos ignoran esto, pero esta mujer vive en un peligroso suburbio de Lima conocido como Pequeña Chicago y en ese lugar no ha escapado de los abusos: en los años 80′ el gobierno ordenó destruir su casa para construir una autopista. No recibió ni un sólo peso de indemnización.

En el 2002, el ginecólogo José Sandoval, viajó a Antacancha, reabrió el caso de Lina, escribiendo su historia en un libro y fue hasta el Palacio de Gobierno para recordarles la deuda que dejó pendiente el ex presidente Benavides.

“Seis décadas después, el Gobierno peruano busca ayudar a Lina, como para resarcir la letra muerta de una Ley de 1939 que le prometió una pensión vitalicia para ella y para su hijo. Aún estamos a tiempo de reparar el daño que le hizo el Estado condenándola a la miseria”

En una declaración hecha por su esposo, él aseguró que Lina “creció prudente e introvertida”, a causa del acoso de los medios.
Esta es Lina, a sus 83 años:

Por más increíble que parezca esta historia, no debemos olvidar que estamos hablando de la vida de una persona real. No se trata de simple cuento de camino, cosas como estas pasan y deben ser respetadas.