Nadie Contrataría a esta Mujer con Síndrome de Down, Así que Comenzó su Propio Negocio.

Muchos cuando estan pasando un momento difícil lo que hacen es llorar y quejarse, sin embargo lo más importante es esforzarse y seguir adelante por más dura que sea la situación.

Uno de los principales problemas que tiene nuestra sociedad es la discriminación que se hace de otras personas, solo por ser diferentes a nosotros, lo que provoca humillaciones en personas que no lo merecen.

Esta historia es para motivarnos porque esta mujer llamada Collete por medio de la honradez y valentía por medio algo tan increíble como trabajar con galletas a dejado a todo el mundo sorprendido.

Esta mujer no encontraba trabajo, debido a que todos la discriminaban, por esta razón su valentía la llevo a ser su propio jefe y tiene todo en mente para agrandar su empresa! Su historia te dejará sin palabras y te la dejamos a continuación.

 

“Collette diseñó su propio logotipo y solicitó su incorporación, está lista para comercializar y vender sus galletas”. Su sitio web cuenta la historia de una mujer joven que está abriendo puertas y haciéndose conocer entre los ciudadanos de Boston, a quienes les han gustado mucho sus productos horneados.

¡Ella está creciendo desde este momento!

Conoce a Collette Divitto.

Collette es graduada de la Universidad Clemson de Boston, Massachusetts, y tiene 26 años.

Collette ha lidiado con más que una parte justa de obstáculos. Por tener síndrome de Down, toda su vida ha sido sometida a las actitudes de la gente y a la desinformación.

¿Por qué lo haría? No iba a permitir que eso la desanimara. Si nadie iba a darle un trabajo, entonces Collette crearía el suyo.

Ella siempre ha sido una gran cocinera.

Collette perfeccionó sus recetas hace años, pero una en particular, las galletas de chispas de chocolate sumergidas en canela, se ha convertido lentamente en algo más para ella. La mamá de Collette lo había estado diciendo durante años: “Seguíamos diciéndole: ‘Esta galleta está muy buena, ¡podrías vender esto!'”

Ahora eso es exactamente lo que está haciendo. Ella hornea cada lote en su departamento en Boston.

Y comenzó el negocio Collettey’s Cookies, en el que el apóstrofe es estilísticamente reemplazado con un hermoso corazón que refleja a la propia Collette.

“Estoy increíblemente orgullosa”, dijo Rosemary de su hija. “Si hay una cosa o un regalo que puedes darle a cualquier niño, es ese tipo de fuerza. Porque cuando las puertas se han cerrado para ella, ha encontrado una manera de darles la vuelta o ha encontrado otra puerta para abrirla que podría ser un camino aún mejor para ella.”.

Tiene un gran sueño – más grande que ella – con el que va a ayudar a la gente que, al igual que ella, tuvo problemas para encontrar trabajo debido a sus discapacidades.

Y ya se está haciendo realidad. Collette tiene su primer cliente: El mercado Golden Goose que queda cerca ya está vendiendo galletas de Collette en sus estantes.

Ella tiene su propio sitio web, tarjetas de presentación y toma órdenes en línea, para hacer sus entregas. Collette recibió una beca por medio del Instituto de Inclusión Comunitaria, donde ella ha creado un plan de negocios más grande y está buscando un inversionista para hacer crecer su empresa.

 

Close