Método Natural Para Regenerar Los Cartílagos de Todas Las Articulaciones Del Cuerpo.

Hábitos naturales para regenerar los cartílagos de todas las articulaciones del cuerpo. 

La artrosis y los problemas articulares pueden convertir la vida de una persona en una pesadilla diaria al tener que batallar con los dolores y la inmovilidad que van generando a medida que la enfermedad avanza.

Nunca dejamos de escuchar que para preservar el capital óseo debemos consumir productos lácteos o beber leche: nada tan inexacto como eso.

Sin magnesio, la leche se vuelve inútil.

Desgraciadamente, vemos hoy en día personas que han consumido durante toda su vida productos lácteos, especialmente durante la infancia y que al sobrevenir la menopausia o llegados a esta edad, comienzan a sufrir de trastornos articulares que sorprenden.

Pero para un biólogo, esto no tiene nada de extraño porque bien sabe que un aporte de calcio sólo tiene sentido cuando tenemos carencia de este mineral, algo raro hoy en día.

Hablamos más de “balance de calcio”, es decir del beneficio que obtenemos entre los aportes y las pérdidas. Y es ahí en donde esto se complica porque la asimilación del calcio se hace únicamente cuando se une con el magnesio.

Ahora bien, la leche contiene poco magnesio al contrario de los vegetales, particularmente de las verduras de hoja verde. El transporte de calcio y su fijación se realizan también en interacción con mecanismos endocrinos y vitamínicos.

Para resumirlo, el calcio no podrá asimilarse en presencia de alimentos acidificantes como el azúcar blanco y todas las preparaciones que lo contengan, muchos hidratos de carbono, el alcohol y el tabaco.

Estos últimos hace mucho más difícil la digestión de las carnes y la eliminación por medio de la orina.

Otro enemigo, el sobrepeso.

Los estudios científicos demostraron una clara relación entre el sobrepeso y la artrosis, particularmente la artrosis de rodilla.

La sobrecarga que se ejerce sobre las articulaciones aumenta considerablemente el dolor que se siente. Todos los síntomas ligados a la artrosis aparecen así:

  • Frotación, Inflamación, Rigidez, etcétera.

Es primordial adoptar una alimentación equilibrada compuesta de los cuatro grupos alimenticios:

  • Frutas y verduras, cereales leche y sustitutos y carne y sustitutos. Todo esto, además de permitirte mantener un peso saludable, te hará recuperar la energía.

La salud de los huesos tiene que ver con mecanismos mucho más complejos y resulta generalmente de un equilibrio alimentario adquirido desde la niñez.

Este capital precioso puede ser preservado durante mucho tiempo con la ayuda de algunos remedios naturales.

Presta atención a estos consejos.

1) ¡Mantente en movimiento!

  • Uno de los principales factores que olvidamos y que es esencial es el hecho de estar en movimiento. Los huesos están sometidos a peso, torsión y presión en todo sentido y es por eso que durante el crecimiento, deben ser estimulados.
  • Esto quiere decir que un niño que juega, corre y tiene actividades físicas variadas, tendrá un crecimiento óseo armonioso.
  • Hoy vemos que la tendencia es el sedentarismo (televisión, ordenador, juegos de vídeos) al igual que al exceso de azúcar (bebidas azucaradas, productos de pastelería).
  • Las enfermedades de hoy en día son la diabetes y el sobrepeso, pero las patologías del futuro bien podrían ser las enfermedades óseas.

2) Consumir más frutas y verduras.

  • Entre las recomendaciones que dan los científicos sobre los medios para preservar el capital óseo, el consumo de frutas es una vía prometedora.
  • Los argumentos como origen de la hipótesis del rol protector que ejercen las frutas se han visto extrapolados en regiones de Europa en donde se constató una relación entre las tasas de fracturas de cadera y el consumo de productos vegetales.
  • Se supone que los polifenoles son parte importante en esta explicación, pero las isoflavonas, las famosas moléculas similares a los estrógenos, también pueden tener parte y estar implicadas.
  • Es por eso que es mejor privilegiar una alimentación rica en frutas y verduras, que también será beneficiosa para otros aspectos de la salud.

3) Artritis y artrosis.

  • Con el tiempo, aparecen las famosas patologías articulares como la artritis y la artrosis. La terminología médica es rica en descripciones diferentes pero en un principio, debemos ver la necesidad de modificar el terreno ácido e inflamado.
  • Una opción es la “garra del diablo”, como comúnmente se la llama, es una planta que recibe el nombre de Harpagófito.
  • Se trata de una planta que cultivan los indígenas de Sudáfrica desde tiempos inmemoriales y que estos últimos años ha cobrado mucha celebridad en Europa por ser muy eficaz a la hora de tratar dolencias reumáticas, en especial la artritis y la artrosis.
  • Tiene propiedades antiinflamatorias y tiene una acción rápida sobre un traumatismo agudo si se aplica en una persona joven y un poco más lenta en una persona mayor, o sobre la inflamación crónica de las articulaciones.

3) Para drenar y mineralizar.

  • También será necesario modificar el terreno artrítico y disminuir la acidez, y de ahí la necesidad de emplear plantas con acción diurética.
  • Reina de los prados (ulmaria o alta reina), hojas de cassis u hojas de abedul, actúan sobre la función renal y favorecen la eliminación de los ácidos a través de la orina.
  • Se pueden emplear en infusiones complementarias al igual que otra planta como la cola de caballo que también presenta cualidades asociadas a la eliminación de líquidos y al mismo tiempo a la remineralización, muy útil para una acción de reconstrucción ósea.
  • La cola de caballo también es rica en silicio y se puede agregar a las infusiones de las plantas que hemos nombrado anteriormente o alternar el uso de cada una.
  • Esto permitirá especialmente evitar la fatiga renal que puede inducir el uso muy frecuente de cola de caballo.
  • Esta hierba se utiliza en razón de dos cucharadas soperas por litro de agua y se debe beber esta cantidad durante todo un día durante 7 a 21 días.

4) Para la columna vertebral.

  • Otro remedio natural es el bambú de tabashir, cuyos efectos terapéuticos se basan en su apariencia.
  • El bambú, que construye su tallo a modo de apilamiento de partes de madera, se parece a la columna vertebral.
  • Intenta cortar una rama de bambú y descubrirás su extraordinaria facultad para plegarse y volver a tomar su posición vertical.
  • Los elementos constituyentes de la savia del bambú tienen una manera de reaccionar definida en relación al crecimiento de los discos invertebrados, aun mejor que las vértebras mismas.
  • ¿Esto se deberá a que la savia cuenta con una importante riqueza en silicio de casi un 99%?
  • Por el momento, el consumo en pequeñas dosis de una a dos cápsulas al día preferentemente al momento de las comidas, tendrá efectos remineralizantes e incluso de reparación de traumatismos de los discos intervertebrales.

5) Para acelerar la reparación ósea.

  • El hueso se compone en una parte externa gracias una fina membrana llamada periostio, un tejido fibroso en el seno del cual se construye continuamente el hueso.
  • Es en este lugar preciso en el que encontramos una alta densidad en silicio, un mineral que interviene en la fijación del calcio.
  • En caso de fractura, es este periostio que al desarrollarse, asegura la soldadura y la reparación del traumatismo.
  • Es un fenómeno de cicatrización interna particular que se puede estimular con una planta:
  • la consuelda. Este nombre se le atribuye de su derivación del latín, “consolida”, que significa consolidar o unir. Los antiguos griegos creían que esta planta era útil para unir los huesos rotos y curar heridas.
  • Y no estuvieron tan errados, porque tiene la propiedad de estimular la actividad del periostio, ayudando a soldar.
  • Desde ya que frente una fractura, buscaremos ayuda médica, pero esta planta puede hacer una importante contribución al proceso de sanación.
  • Se aplicará la raíz fresca o seca en forma de polvo o molida alrededor de la parte afectada. Las aplicaciones pueden hacerse durante varias semanas, dejando una cataplasma en el lugar durante varias horas al día.
  • A partir de una crema o de un bálsamo comprado en alguna tienda especializada, es posible obtener resultados equivalentes.
  • Es una práctica terapéutica muy interesante para aplicar en personas ancianas víctimas de fracturas para poder ayudar a acelerar el proceso de reparación.

6) Contra la inflamación y el dolor.

  • Frente a un traumatismo articular de tipo torcedura, podemos recurrir a la famosa árnica también aplicada en forma de cataplasma utilizando sus flores secas o también compresas embebidas en alcohol de árnica. Debemos cuidar de no utilizarla sobre una herida abierta.
  • También podemos asociar esta hierba a la pintura de romero, que será muy eficaz contra el dolor muscular relacionado al traumatismo.
  • También se pueden utilizar aceites esenciales que actuarán sobre el dolor, así como sobre el drenaje de la inflamación:
  • Aceite esencial de romero, más recomendable en estos casos que el alcohol ya que es rico en azufre natural o aceite esencial de gaulteria. Tanto uno como otro pueden emplearse para calmar el dolor y disminuir la inflamación.

Prevención de la artrosis.

Ya sea que se trate de prevenir los problemas articulares aun cuando gocemos de buena salud o de disminuir los dolores en casos de artrosis, veamos estos 13 consejos.

1) Moverse.

Como dijimos al principio, una articulación que se mueve es una articulación menos rígida.

Ya sea en el trabajo, mientras viaja en tren, frente a la televisión, cambie la posición de tanto en tanto caminando unos pocos minutos, moviendo los brazos, estirándose, recorriendo la casa y utilice la escalera antes que el ascensor.

2) Perder peso.

Los kilos de más ejercen una carga suplementaria sobre las articulaciones, lo que aumenta el riesgo de dañar los cartílagos, en especial los de las articulaciones de las rodillas.

Además, un exceso de grasa corporal aumenta los riesgos de inflamaciones que pueden agravar los dolores articulares.

La grasa abdominal en particular es una fuente de citoquinas proinflamatorias.

3) No a los ejercicios de estiramiento antes del actividad física.

Los especialistas desaconsejan estirarse antes de un ejercicio: esto genera una retracción muscular que aumenta el riesgo de desgarros.

En las personas que sufren de artrosis, los estiramientos antes del ejercicio hacen que las articulaciones más susceptibles corran el riesgo de dañarse.

En lugar de eso, existen movimientos específicos para cada actividad, como por ejemplo, lanzar patadas al vacío con los pies antes de nadar. Esto calienta los músculos y relaja las articulaciones.

4) Ejercicios no traumatizantes.

El ejercicio es eficaz para frenar el desarrollo de la artrosis y aliviar los dolores.

Para prevenir problemas articulares, los mejores ejercicios son los que ejercen el menor estrés e impacto sobre la articulación como la natación, la bicicleta y la musculación con poco peso.

5) Reforzar músculos.

Tener músculos fuertes alrededor de las articulaciones garantiza que éstas se preserven mejor. A la inversa, los estudios muestran que las personas que tienen cuádriceps débiles tienen más riesgos de desarrollar un artrosis de rodilla.

Un aumento aunque sea mínimo de la fuerza muscular se traduce en un beneficio. La musculación se realiza preferentemente con aparatos, con poco peso y movimientos lentos.

6) Movimientos amplios.

Las articulaciones deben moverse en toda su amplitud para evitar que se contraigan y endurezcan. Si usted sufre de artrosis, su kinesiólogo, le indicará los movimientos adecuados que debe realizar.

7) Reforzar la cintura abdominal y dorsal.

Abdominales más fuertes, mejoran el equilibrio general; lo que disminuye el riesgo de daños articulares de todo tipo.

Para adoptar estos ejercicios, también consulte con su kinesiólogo.

8) Adopte una nueva postura.

Manténgase derecho estando sentado o de pie. Una buena postura protege a las articulaciones de los pies a la cabeza.

Caminar contribuye a adoptar una buena postura, si se trata de una caminata rápida. La natación también se recomienda para estos casos.

9) Frío y calor para las articulaciones sensibles.

El hielo es un analgésico natural y gratuito. Ayuda a disminuir el dolor y la inflamación y por sobre todas las cosas, se recomienda al final del día cuando las articulaciones fueron sometidas a movimientos y desplazamientos.

Si sus articulaciones le generan dolor, aplique hielo con un paño durante 20 minutos (no utilice el hielo en contacto directo con la piel).

Prefiera los sobres conservantes que se utilizan para transportar medicamentos o simplemente coloque hielo dentro de la bolsa de plástico.

El calor también puede aliviar el dolor de la artrosis, pero en estos casos, es mejor aplicarlo al momento de levantarnos para “despertar” la articulación y prepararla para los movimientos del día.

10) Consuma pescado.

El pescado graso aporta Omega3, que tiene propiedades antiinflamatorias. Los pescados más recomendados son el arenque, la sardina, el salmón y la caballa.

Es preferible consumirlos al vapor, para evitar que la cocción agresiva altere los ácidos grasos.

También encontramos estas grasas saludables en los crustáceos y los mariscos. Otra opción es consumir cápsulas de aceite de pescado o ácidos grasos de origen vegetal.

11) Limite el consumo de aceite de girasol y de maíz.

Estos aceites aportan un exceso de grasas omega6, que favorecen la inflamación. Tenemos necesidad de esta familia de ácidos grasos, pero no en exceso.

Podemos reemplazar estos aceites por el aceite de colza, más equilibrado (ideal para aliñar ensaladas) y aceite de oliva (preferido para la cocción), o un aceite Omega3 como la mezcla de camelina, colza y oliva.

12) Más especias en la cocina.

El jengibre y la cúrcuma podrían disminuir los procesos inflamatorios articulares. Inclúyelo en todo lo que puedas en tus preparaciones. ¡Son muy saludables!

13) Suplementos nutricionales contra los dolores articulares.

El sulfato de glucosamina y otras sustancias como la S-Adenosil metionina, pero también plantas como la “garra del diablo”, pueden mejorar los dolores articulares de la artrosis.

Todos los estudios no muestran esto, pero existen estas sustancias naturales que pueden ser prometedoras para aliviar los dolores y que valen la pena el intento.

¡Una excelente y completa información! ¡No dejes de compartir, muchos te lo agradecerán

Loading...