Estos padres sostienen en brazos a sus 3 hijos sin vida. 1 año después, los vuelven a abrazar

En un solo instante sus vidas se derrumban. Sin embargo, un año más tarde, se produce no solo un milagro, ¡sino tres!

Es el quinto cumpleaños del pequeño Kyle. Este y sus hermanas (Emma, de 4 años, y Katie, de 2), su madre Lori y su abuela Cindy deciden acercarse a la feria del pueblo. A Kyle le gustan sobre todo la noria y el zoo para niños. Todos se lo están pasando en grande. Cuando llega la hora de la siesta, se montan en la mini caravana con destino a casa. Pero en el camino se topan con un atasco. Lori se vuelve hacia su hija menor y le hace cosquillas en los pies. Es la última vez que verá a su hija reír.

De repente, un camión se abalanza sobre la mini caravana. El conductor no frena y choca con ellos. La madre y la abuela pierden el conocimiento de inmediato. Atrás, los niños están tan malheridos que son trasladados de inmediato al hospital.

Cuando Chris, el padre, recibe la llamada, corre hacia el hospital. Pero ya es demasiado tarde. Sus dos hijas han muerto. Los padres aún tienen esperanzas de que Kyle sobreviva. Pero este está tan malherido que sus posibilidades de sobrevivir son nulas. Con todo el dolor de su corazón, han de desconectar a Kyle del ventilador artificial. Chris y su mujer se quedan junto a su hijo hasta que este exhala su último aliento. “Le puse la mano en el corazón hasta que este dejó de latir”, cuenta Chris. “Se había ido”.

Solo son verdaderamente conscientes de su pérdida cuando ven a Kyle, Katie y Emma una vez más antes del funeral. Tienen que dejar a sus tres pequeños en ataúdes de niños.

La pena es insoportable. Lori y Chris viven en un barrio lleno de niños. Cada vez que los oyen reír, cierran las ventanas y se van a la parte de atrás de su casa. En Halloween se van de viaje para no tener que ver a todos los niños que llaman a su puerta. Es una verdadera tortura para ellos.

Pero estos padres se hacen una promesa el uno al otro: no se quitarán la vida. Aunque algunos días parezca la mejor opción. “Hay momentos en los que solo deseas que la pena acabe. Quieres acabar con tu vida porque piensas que volverás a estar con tus hijos de nuevo”, confiesa Chris. “Pero nosotros nos prometimos que no nos dejaríamos el uno al otro”.

Y no solo tomaron esa decisión: 3 meses tras el accidente, Chris y Lori decidieron que querían tener más hijos. “En ese momento nos veíamos a nosotros mismos como padres sin hijos”, relata Chris. No querían seguir viviendo así. Es entonces cuando decidieron someterse a fecundación in vitro. El resultado fueron dos niñas y un niño: como Emma, Katie y Kyle. En principio su idea era tener un solo hijo, pero cuando vieron los óvulos fertilizados, inmediatamente lo interpretaron como una señal.

Casi un año después de perder a Kyle, Emma y Katie, Lori dio a luz a trillizos: Ashley, Elie y Jake. “Nunca reemplazarán a Kyle, Emma y Katie”, cuenta Lori. “Pero en nuestra casa vuelve a haber alegría. En nuestros corazones hay alegría de nuevo. Llenan nuestras vidas de amor, felicidad y risas otra vez”.

Los trillizos saben que, antes de nacer, tenían otros tres hermanos. Sus fotos están en todas partes y sus padres hablan de ellos a menudo. Incluso van al cementerio y hacen picnics. Allí está toda la familia junta. Porque Kyle, Emma y Katie nunca serán olvidados.

La trágica historia de estos tres hermanos es verdaderamente descorazonadora. Las heridas en el corazón de estos padres nunca acabarán de curarse por completo. Sin embargo, gracias al nacimiento de sus trillizos, sus vidas tienen sentido de nuevo. Comparte esta historia si la pérdida de la familia Coble y el milagro de sus trillizos te ha parecido tan extraordinaria como a mí.

Check Also

A sus 31 años. Ella perdió a su bebé… 10 Días después, Algo Increíble Pasó y Hasta Los Médicos Quedaron En Shock! Omg

Michelle es muy feliz al lado de su marido Ross Hui. Ellos viven en Newbridge, ...

Close
loading...