El Bebé Fue Abandonado y estaba a Punto de Morir Congelado; Pero Mira loa que Hizo esta Gata.

 

Cada vez salen a la luz más historias en las que los héroes son los animalitos, esos pequeños seres que la gran mayoría de las veces termina mostrando más humanidad que las mismas personas. Tienen una capacidad increíble para dar amor incondicional que definitivamente muchos deberían aprender de ellos.

Además de esa gran capacidad para dar amor, también nos demuestran con sus acciones los sensibles que pueden llegar a ser y el don que tienen para percibir aquello que no anda bien.

Esta es la historia de Masha, una hermosa gatita callejera de Obinisk, una ciudad que se localiza en el corazón de la Rusia europea. A pesar de no tener un hogar fijo, Masha corre con la suerte de que familias de diferentes vecindarios le dan comida e incluso, en algunas ocasiones le brindan un techo cuando el frío es insoportable, pero claro, como Masha está acostumbrada a andar por las calles, apenas sale el sol, ella vuelve a su vida de siempre.

Lo fantástico en esta historia comienza cuando Irna de 68 años de edad y quien vive en Obinisk y es una de las personas que casi siempre alimenta a Masha, bajó a depositar la basura en los cestos grandes que se colocan en las banquetas, cuando se disponía a entrar a casa, escuchó ruidos muy extraños y al poner mayor atención se percató de que eran maullidos.

Lo primero que pensó es que Masha estaba herida pues los maullidos venían del sótano, así que decidió bajar inmediatamente.

La escena derritió por completo el corazón de Irna pues encontró en una fría habitación del sótano a un bebé en una caja de cartón en el suelo y a Masha por un lado del bebé.

”Usualmente es una gatita muy tranquila y silenciosa, así que cuando escuché los maullidos pensé que estaba herida y no dudé en salir en su búsqueda para ayudarla pero lo que me encontré fue a ella ayudando a alguien más. Ese bebé despertó su instinto maternal y no creo que en ningún momento haya querido dañarlo, más bien lo estaba cuidando y protegiendo “, dice Irna.

El bebé tenía tan sólo 12 semanas de nacido y las autoridades suponen que llevaba varias horas en esa habitación. Aseguran que sobrevivió gracias a Masha que le dio calor, de lo contrario el final fuese otro completamente distinto y lamentable.

¨De inmediato llegó una ambulancia para trasladar al bebé a un hospital y ser atendido e incluso en esos momentos Masha continuaba al tanto de todo lo que ocurría. Esperó a que la ambulancia llegara e incluso corrió tras esta cuando iba de camino al hospital pero terminó por perderle el ritmo¨, agrega Irna.

La conductora de la ambulancia, Vera, también expone que se sintió muy conmovida al ver como Masha corría maullando detrás de la ambulancia, su preocupación por el bebé aún continuaba, ¨demostró tener más humanidad que muchas personas¨, dice Vera.

Vecinos expusieron haber visto a Masha por horas en la calle como en espera de algo, tal vez esperaba que la ambulancia regresara.

Ahora el bebé se encuentra a salvo gracias a Masha y las autoridades lo han llevado a una casa hogar, se espera que pronto un buen matrimonio desee adoptarlo.

A continuación te presentamos a Masha y al pequeño que salvó:

Deseamos de todo corazón que el pequeño sea acogido muy pronto por una buena familia que le dé muchísimo amor. Esta gran historia nos muestra como los animales también tienen sentimientos y son capaces de hacer cosas maravillosas incluso por los seres humanos.

Close